UPLA finaliza el 2016 con 9 programas de postgrado acreditados
26.Dic.2016

Este 2016 finaliza con grandes logros para la Universidad de Playa Ancha, a su acreditación institucional por cinco años se sumó la certificación de cuatro nuevos programas de postgrados.

Nos referimos al Doctorado en Literatura Hispanoamericana Contemporánea (2 años), al Magíster en Educación de Adultos y Procesos Formativos (3 años), al Magíster en Lingüística (8 años) y al Magíster en Bibliotecología e Información, este último recientemente la Comisión Nacional de Acreditación (CNA Chile) tomó razón de su acreditación por 3 años.

Para los directores generales de Postgrado y de la Escuela de Postgrado de la Universidad de Playa Ancha, Dr. José Palacios Guzmán y Dra. Silvia Sarzoza Herrera, la acreditación de nuevos programas le permite a la institución acercarse al cumplimiento de las actuales Políticas de Postgrado, cuyo compromiso en el ámbito de la calidad, es que todos los programas de postgrado dictados por la universidad, cualquiera sea su carácter y orientación, deben cumplir con estándares de calidad de modo que los habilite para ser acreditados a nivel nacional.

De este modo, plantearon los directivos, se expone a la fe pública el compromiso de la Universidad de Playa Ancha con la calidad, y se favorece a los estudiantes haciendo que dichos programas sean elegibles para becas de postgrado.

El 2017 la Dirección General de Postgrado y la Escuela de Postgrado UPLA continuarán en la senda de aseguramiento de la calidad de sus programas en sintonía con el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional.

“Debemos continuar con la acreditación de programas durante el 2017 y los años venideros hasta que nuestra política de aseguramiento de la calidad se instale como una práctica común para todos los programas de postgrado en nuestra Escuela. Los programas deben ser planificados anualmente y evaluados periódicamente de acuerdo a sus definiciones, perfiles, valor estratégico para la universidad y sus resultados. Para lograr este objetivo, durante el 2017 tendremos un plan de autoevaluación para todos los programas, tanto los que deben presentarse por primera vez, como aquellos que deben presentarse a reacreditación en los próximos años. Así, durante este proceso se definirán los programas que se presentarán a acreditación durante el próximo año”, detalló el Dr. Palacios.

Respecto, a contar con programas con 7 y 8 años de acreditación, los directivos recalcaron que tener programas acreditados significa que la institución tiene y aplica mecanismos de aseguramiento de la calidad, y en la medida que estos sean acreditados por más años, teniendo en cuenta que el máximo son 10 años, demuestra que estos mecanismos se aplican en profundidad y las debilidades que presentan son menores y no afectan de manera importante el desarrollo del programa.

Además, expresaron que esto aporta a la calidad de la universidad en su totalidad, impactando en la posición que ocupa en los ranking, y sustenta la posibilidad de incluir la Acreditación Institucional del Postgrado como área electiva, que es aquella donde existen menos universidades acreditadas. “Los aspectos exigidos en este proceso son: la existencia de propósitos y fines insertos dentro de políticas explícitas; evaluaciones internas y externas de los programas de postgrado; mecanismos de aseguramiento de la calidad; recursos humanos y físicos; seguimiento de egresados; vínculos con la docencia de pregrado con la investigación y la vinculación con el medio. Todos estos son aspectos a revisar en los procesos de autoevaluación de los programas de postgrado”, detalló el Director General de Postgrado.

Finalmente, los directores destacaron la posibilidad de presentar a este proceso programas nuevos, que incluso no tienen egresados, como es el caso del magíster en Educación de Adultos y Procesos Formativos.

“Creemos que es una buena forma de iniciar un programa diseñado con los estándares de calidad requeridos por el sistema de educación superior chileno. En este sentido, la acreditación de Bibliotecología y Educación de Adultos, por tres años, es una gran noticia para la universidad, ya que el máximo que se otorga en el caso de programas nuevos, son tres años”.

Para los doctores Palacios y Sarzoza estos resultados son fruto de un trabajo colaborativo entre las coordinaciones de los programas y sus consejos y las instancias pertinentes de postgrado. “De este modo, para continuar por esta senda, los nuevos programas deberán responder a la planificación de las facultades y de la universidad, disponer de masa crítica en recursos humanos y tener selectividad en el ingreso, de acuerdo a sus objetivos y exigencias. Por último, evidenciar viabilidad académica y económica”, concluyeron.

Fuente: Upla Noticias. 26 diciembre 2016.