En el contexto de la reforma educacional, ministro de Educación de Chile presentó informe sobre diálogos temáticos ciudadanos apoyados por la UNESCO
13.Dic.2014

El Plan Nacional de Participación Ciudadana para la reforma educacional promueve el diálogo entre diversos actores sociales, instituciones y la ciudadanía en general, sobre los desafíos que enfrenta el sistema educativo chileno en el contexto actual de reforma, y considera propuestas de interés para la elaboración y refinamiento de políticas públicas en educación.

La necesidad de reforzar la educación pública y de avanzar en ámbitos como la educación parvularia, las políticas docentes y el sector técnico-profesional, son algunos de los puntos centrales del informe de diálogos temáticos ciudadanos que el ministro de Educación de Chile, Nicolás Eyzaguirre, ha hecho público a principios de diciembre. Este proceso de participación ciudadana y la recopilación de sus conclusiones contaron con el apoyo de la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago).

El informe comprende los resultados obtenidos a través de esta instancia la cual fue creada para motivar la participación ciudadana en la discusión sobre la reforma educacional. En el proceso participaron representantes de más de 100 instituciones y organizaciones del mundo educativo.

Entre los puntos emanados durante los intercambios se destacan la necesidad de analizar el uso e impacto del Sistema Nacional de Evaluación de Resultados de Aprendizaje de Chile (SIMCE), así como también la de revisar los mecanismos de financiamiento y acceso a la educación primaria, secundaria y superior, y como avanzar en términos de inclusión educativa. 

El titular de Educación señaló que “esta es la primera estación de un diálogo ciudadano que va a continuar” y que “esta reforma va a tomar años y si como país no insistimos, vamos a fallar; una cosa es hacer algunas leyes, otra es que la sociedad en su conjunto se vuelque en una nueva forma de entender la educación como un derecho social. Como sabemos que la única forma de prevalecer es que todas y todos los chilenos se sientan parte de esto, no vamos a desfallecer nunca en este esfuerzo de participar”.

Asimismo, el ministro Nicolás Eyzaguirre explicó que “estamos avanzando y estamos generando consensos”  y destacó los avances en educación inicial, tanto en  cobertura como en una nueva institucionalidad; la creación de un administrador provisional para la educación superior; el Plan Nacional Docente; y la Ley de Inclusión la cual está en su fase final en el Senado.

Jorge Sequeira, director de la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) explicó que el aporte de la UNESCO en el desarrollo de los diálogos temáticos ciudadanos implicó la creación de un  equipo de moderadores por cada mesa de trabajo y la compilación de los resultados del proceso. Señaló que “para la UNESCO, la educación de calidad es un derecho humano fundamental y por esta razón, nuestro apoyo al Plan Nacional de Participación Ciudadana es parte integral de nuestro quehacer. Estrategias de participación ciudadana como la impulsada por el Ministerio de Educación de Chile son un ejemplo de buena práctica para la elaboración consensuada de políticas públicas en educación, ciertamente un referente para otros sectores gubernamentales y para otros países de la región”.

 Más información:

Fuente: Oficina de la Unesco en Santiago, Chile.